Empecemos desterrando falsos mitos. Practicar running o cualquier otro deporte durante el embarazo no provoca abortos espontáneos, no provoca lesiones y no es malo para el feto.

La realidad no puede ser más distinta: practicar deporte durante el embarazo de forma moderada, tanto si lo hacías anteriormente como si no, es bueno y recomendable. Evidentemente, siempre y cuando no tengamos un embarazo de riesgo, nos encontremos bien y contemos con el permiso de nuestro médico o matrona.

¿Y por qué es bueno? Sencillo. Porque tiene numerosos beneficios para la madre (el más evidente, que ayuda a no aumentar excesivamente de peso) pero también para el bebé, pues contribuye de manera positiva en la formación de sus órganos y su sistema nervioso, así como en el funcionamiento de su corazón.

Veamos con detalle cuáles son esos beneficios que tiene practicar deporte durante el embarazo junto con los ya citados anteriormente:

  • Alivia dolores posturales y de espalda.
  • Aumenta la cantidad de oxígeno que recibes.
  • Ayuda a preparar a nuestro cuerpo para el parto.
  • Fortalece nuestro sistema cardiovascular.
  • Evita la aparición de estrías, trombos, coágulos de sangre o varices.
  • Te ayuda a disfrutar de un descanso reparador
  • Evita los cambios de humor
  • Reduce el riesgo de diabetes gestacional

Ya hemos visto que el deporte regular durante el embarazo tiene múltiples beneficios, pero no obstante también hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Evita deportes que impliquen riesgo de caída (escalada, artes marciales, esquí, surf, etc.) o de deportes de contacto que puedan implicar recibir algún golpe (fútbol, baloncesto, balonmano, etc.)
  • Evita cargar pesos
  • Muévete en una intensidad moderada. No practiques deporte de competición.
  • Deja de practicar ejercicio si sientes cualquier tipo de molestia.
  • No practiques deporte hasta la extenuación. Como regla general, no deberías exceder el 70% de tu frecuencia cardíaca máxima para tu edad (220 menos tu edad)

Si no sabes qué deporte elegir para practicar durante tu embarazo, deja que te aconsejemos:

  • Running
    Qué vamos a decir nosotros (pensará alguna) pero no, el running a un ritmo cómodo y fácil es una buena opción.
  • Natación
    Una interesante forma de trabajar tus músculos y articulaciones sin impacto ni riesgos para tu salud o la de tu bebé.
  • Yoga y pilates
    Existen clases especializadas en mamás embarazadas de ambas disciplinas, así como clases orientadas al postparto y la recuperación del suelo pélvico y el tono físico y muscular.

Unas 6-8 semanas después de haber dado a luz a tu bebé, puedes empezar a hacer ejercicio de forma ligera y siempre y cuando tu médico esté de acuerdo. Puedes empezar dando paseos cortos o rodando en bici estática y cuando hayas fortalecido tu suelo pélvico, podrás empezar a realizar carreras cortas.Beneficios de practicar deporte durante el embarazo